Qué hacer cuando tienes un ataque de pánico
Qué hacer cuando tienes un ataque de pánico
Qué hacer cuando tienes un ataque de pánico

¿Qué hacer cuando tienes un ataque de pánico?

En este nuevo blog de técnicas de mente y cuerpo para la relajación hablamos de uno de los temas que en algunas ocasiones tratamos en la terapia para adultos de Pisocologiamariapalau, el conseguir enfrentarse a los ataques de pánico que pueden surgir en casos de estrés o peligro.

Como señala la Organización Mundial de la Salud (OMS), no hay salud sin salud mental. Por eso, cada año, el 10 de octubre, se celebra el Día Mundial de la Salud Mental, para insistir aún más en la importancia de la concienciación sobre estos temas y para aprender a reconocer el problema y buscar ayuda antes de que el bienestar general de una persona se vea comprometido.

«Un fenómeno psicopatológico puede poner en peligro muchos aspectos de la vida y dificultar su curso normal», explica el iprofesor Giampaolo Perna, director del Centro de Medicina Personalizada de los Trastornos de Ansiedad y Pánico de Humanitas San Pio X -. Es el caso, por ejemplo, del ataque de pánico, una posible manifestación de un verdadero trastorno de ansiedad, a menudo llamado trastorno de pánico. 

Esta última se define por la presencia de ataques de pánico recurrentes con el desarrollo de ansiedad anticipatoria (miedo a tener un ataque) y el condicionamiento de la propia conducta hasta la agorafobia completa (gran malestar o evitación de todas aquellas situaciones o lugares en los que pueda aparecer un ataque de pánico).

El ataque de pánico se manifiesta por momentos agudos de grave malestar físico con una sensación de miedo o malestar. La sensación es de estar en peligro, cuando en realidad no hay ninguno real. El verdadero ataque de pánico surge repentinamente, generalmente sin ninguna motivación particular y dura entre 15 y 20 minutos, aunque la percepción es que es mucho más largo. 

Es importante destacar que junto a los ataques de pánico reales, que también pueden ser poco frecuentes, existe una sensación de malestar físico, de no estar físicamente en forma, una sensación que mantiene la vulnerabilidad a los ataques de pánico condicionando el comportamiento incluso en ausencia de ataques de pánico reales.

terapia ataques de pánico

Ataque de pánico: síntomas físicos y mentales

Concretamente, los síntomas del ataque de pánico son: 

  • Dificultades para respirar (sensación de ahogo, como de falta de aire)
  • Palpitaciones y taquicardia
  • Dolor en el pecho y el abdomen
  • Dolor o escalofríos
  • Tremor
  • Hormigueo y adormecimiento
  • Náuseas
  • Sensación de tambaleo, inestabilidad
  • Sensación de desmayo

También se pueden experimentar otros síntomas «mentales», como:

  • Sentido de irrealidad (desrealización)
  • Despersonalización (sensación de alejamiento de uno mismo)
  • Miedo a morir, a perder el control o a volverse loco

El pánico: qué hacer cuando se produce

«Para controlar un ataque de pánico no sólo es importante saber lo que (no) hay que hacer cuando se produce, sino también aprender a reconocerlo y a controlarlo», continúa el experto. Así, el especialista, que sigue siendo la única persona capaz de ayudar al paciente, podrá trazar una terapia lo más específica y personalizada posible para afrontar mejor el problema.

Aquí tienes algunas estrategias de autocontrol si sufres ataques de pánico:

  • Reconocer los síntomas: ayuda a evitar confundir el ataque de pánico con otros problemas (un ataque al corazón, la sensación de «perder la cabeza», por ejemplo) y asustarse innecesariamente. 
  • Aprender ejercicios de respiración: para reducir la respuesta física al ataque de pánico, normalizar el ritmo cardíaco y reducir la sensación de ansiedad.
  • Distraer la concentración: cuando se produce el episodio, dejar de concentrarse en el momento del pánico te ayuda a sentirte mejor. Algunas estrategias pueden ser lavarse la cara, acariciar a tu mascota, oler una esencia agradable, hacer ejercicio, ordenar la habitación, etc. 
  • Supervisa los episodios: anota cuándo, dónde y en qué ocasión se produjeron, para identificar si hay elementos comunes que puedan haberlos desencadenado. De este modo, puede ser más fácil establecer una estrategia para resolver el problema y también observar cualquier mejora (disminución de los episodios, reducción de la intensidad o de la duración).
  • Buscar ayuda:Los especialistas en salud mental pueden ayudar a controlar los ataques de pánico y el trastorno de pánico, ya sea con una terapia farmacológica adecuada o enseñando a las personas a afrontar y superar sus condicionamientos actuando sobre su comportamiento y pensamiento.  

Se trata de un sistema de gestión de la información.

como actuar ante un ataque de pánico

Pánico: qué hacer cuando se presenta otra persona

«Controlar a una persona que sufre ataques de pánico no es sencillo», aclara el profesor Perna. «En primer lugar, hay que aceptar que uno se siente inadecuado, asustado o alarmado cuando se producen ciertos episodios, que pueden ser muy llamativos en sus manifestaciones. Para ayudar a la persona, sin duda puede ser útil aprender a reconocer las manifestaciones de un ataque de pánico, no menospreciar la experiencia del paciente y evitar invocar la buena voluntad. 

Mostrar comprensión y tranquilidad, ayudar a la persona a mover su cuerpo e invitarla a ralentizar su respiración pueden ser pequeñas ayudas con gran efecto. Sin embargo, hay que recordar una vez más que sólo el especialista puede evaluar competentemente este trastorno e identificar la mejor terapia para restaurar al paciente una buena calidad de vida y la serenidad mental. 

Observa y reconoce los síntomas y, en caso de duda, busca asistencia médica. De hecho, los signos y síntomas de un ataque de pánico suelen ser muy parecidos a los de un ataque al corazón u otra afección médica aguda. 

  • Ofrece ayuda aunque, por lo general, a menos que se trate del primer ataque, la gente sabe lo que le ayudará a sentirse mejor. 
  • Lleva a la persona a un lugar abierto y aireado. Sin embargo, no le toques sin su permiso. Abre las ventanas si estás en un lugar cerrado.
  • Habla con seguridad, pero sin crear presión que pueda agitar aún más a la persona. Evita frases como «déjalo», «no es nada», «ponle buena voluntad», «no es nada grave» y prefiere en su lugar algo como «sé que te sientes mal, pero se te pasará» o «estoy aquí para ayudarte», que hace que la persona se sienta tranquila y menos inadecuada. 
  • Por si acaso, haz que la persona haga algún ejercicio físico (saltar, esprintar, caminar) o empléala en tareas específicas en las que se concentre para distraerse de la sensación de pánico. 
  • Favorece el control de la respiración, que puede ayudar a la persona a superar antes el momento de pánico y a reducir la sensación de peligro y el malestar físico. 
  • No dejes a la persona sola, al menos hasta que estés seguro de que el ataque ha pasado. 
  • Busca ayuda médica si los síntomas no remiten en unas horas

 

¿Charlamos? Contáctame ➡

No sabes si la terapiaonline te puede ayudar? Contáctanos y compruébalo por tí mismx.

Una de nuestras especialistas se comunicará contigo en la mayor brevedad posible.

¿Charlamos? Contáctame ➡

No sabes si la terapiaonline te puede ayudar? Contáctanos y compruébalo por tí mismx.

Una de nuestras especialistas se comunicará contigo en la mayor brevedad posible.

Tus datos serán tratados por MARÍA PALAU BATET, con la finalidad de enviarte nuestros boletines informativos a tu correo electrónico. La legitimación del tratamiento es tu consentimiento, que podrás retirar en cualquier momento. Tus datos no serán cedidos a terceros. Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir tus datos, así como otros derechos como se explica en nuestra política de privacidad: adelopd.com/privacidad/psicologia-maria-palau *

¿Te gustaría saber más?

Soy  psicóloga sanitaria y trabajo con diferentes problemáticas relacionadas con el estado de ánimo, ansiedad, situaciones vitales estresantes (problemas familiares, laborales, de pareja…), relaciones sociales y autoestima tanto en adultos como en jóvenes.

Siempre he tenido mucho interés en investigar sobre el cerebro y la conducta humana, y por ello, combiné el grado de Psicología con la colaboración en un grupo de investigación en psicobiología. Al terminar la carrera, realicé el Máster en Psicología General Sanitaria.

Actualmente, combinándolo con mi trabajo como terapeuta, estoy haciendo el Doctorado en Psicología en la Universitat Jaume I, investigando sobre el uso de las nuevas Tecnología de la Información y la Comunicación (TICs) en la terapia psicológica, como son el uso de la realidad aumentada y la terapia online.

Nº Colegiada: CV16304

Soy  psicóloga sanitaria y trabajo con diferentes problemáticas relacionadas con el estado de ánimo, ansiedad, situaciones vitales estresantes (problemas familiares, laborales, de pareja…), relaciones sociales y autoestima tanto en adultos como en jóvenes.

Siempre he tenido mucho interés en investigar sobre el cerebro y la conducta humana, y por ello, combiné el grado de Psicología con la colaboración en un grupo de investigación en psicobiología. Al terminar la carrera, realicé el Máster en Psicología General Sanitaria.

Actualmente, combinándolo con mi trabajo como terapeuta, estoy haciendo el Doctorado en Psicología en la Universitat Jaume I, investigando sobre el uso de las nuevas Tecnología de la Información y la Comunicación (TICs) en la terapia psicológica, como son el uso de la realidad aumentada y la terapia online.

Nº Colegiada: CV16304

Entradas relacionadas

Entradas Realacionadas