trucos y consejos para dejar de procrastinar
trucos y consejos para dejar de procrastinar
trucos y consejos para dejar de procrastinar

Las mejores estrategias para dejar de procrastinar hoy

En este nuevo blog de psicología y habilidades personales queremos hablar sobre la procrastinación, un problemas más extendido de lo que pensamos a dia de hoy. En la terapia para adultos de psicologiamariapalau tratamos con pacientes que sufren ansiedad por no ser capaces de dejar de procrastinar, te contamos las mejores estrategias para que dejes deprocrastinar hoy!

Todos los comportamientos humanos pueden atribuirse más o menos directamente a dos simples factores:

  1. Reducir el dolor y el sufrimiento
  2. Acercarse al placer y la satisfacción

En esencia, cada decisión que tomamos y cada comportamiento que realizamos tiene como objetivo, de alguna manera, hacernos sufrir menos o darnos más placer. Sin embargo, los seres humanos, por razones evolutivas, tendemos a dar más importancia a las consecuencias inmediatas de nuestro comportamiento que a las consecuencias a largo plazo. Este fenómeno, conocido como incongruencia temporal, deriva de la antigua realidad en la que ante la opción del huevo hoy o la gallina mañana, la elección más sabia era coger el huevo hoy porque podrías no llegar vivo a mañana.

Hoy en día nuestra realidad es muy diferente y una vida de éxito requiere planificación y también centrarse en alcanzar objetivos a largo plazo que pueden estar reñidos con el placer inmediato. Pongamos un ejemplo. En la antigüedad, la comida era escasa, por lo que evolucionamos hasta desarrollar una fuerte tendencia a no saber resistirse a la comida y a comer en exceso.

Hoy en día, en un mundo rebosante de alimentos supercalóricos, esta tendencia juega en nuestra contra. Por lo tanto, el hombre moderno necesita encontrar un nuevo equilibrio entre lo que aporta placer a corto plazo (como comer) y lo que genera satisfacción a lo largo del tiempo (mantenerse en forma).

El hombre moderno necesita encontrar un nuevo equilibrio entre lo que aporta placer a corto plazo (como comer) y lo que genera satisfacción a lo largo del tiempo (mantenerse en forma).

En la antigüedad, todo lo que proporcionaba un placer inmediato también solía ser útil a largo plazo. Este ya no es el caso hoy en día. Por lo tanto, aunque sea humano, la procrastinación corre el riesgo de meternos en problemas. De hecho, a fuerza de procrastinar, las cosas se acumulan, los objetivos se alejan y la percepción de control sobre nuestras vidas se debilita.

Como la vida de cada uno encaja de mil maneras complejas con la de los demás, los que procrastinan siempre molestan a los demás y los irritan, lo que da lugar a peores relaciones. Por lo tanto, debemos aprender a no procrastinar o, al menos, a entender bien qué cosas podemos posponer y cuáles debemos abordar inmediatamente.

Estrategias para dejar de procrastinar

Dejar las cosas para mañana es humano, pero mejor no hacerlo!

Procrastinar significa literalmente dejar para mañana, es decir, retrasar hasta otro momento algo que sabemos que debemos hacer inmediatamente. Procrastinación, postergación, retraso son todos sinónimos de procrastinación.

Todos ellos son sinónimos de procrastinación.

Sin embargo, cuando hablamos de procrastinación no nos referimos a posponer una decisión compleja hasta que tengamos suficientes elementos para elegir o a tomarnos tiempo para comprender mejor la naturaleza de un problema. Esto no sólo está permitido, sino que incluso es necesario para evitar tomar decisiones equivocadas. El término procrastinación se refiere precisamente a la condición en la que sabemos que la tarea debería realizarse ahora, pero decidimos no hacerla.

Retrasar es humano, pero si se convierte en una práctica corre el riesgo de convertirse en un freno importante para la realización de nuestros planes de vida.

Por qué tendemos a procrastinar

Como hemos dicho, nuestro comportamiento depende de la búsqueda de placer o de la huida del dolor, y es de estos dos factores que también se origina la procrastinación.

Dentro de esto podemos detectar diferentes matices: el miedo a equivocarse o a fracasar, el autoengaño de pensar que la procrastinación es la solución a nuestros problemas, o el aburrimiento que nos hace caer más fácilmente en la tentación.

Lo que nos distingue de los demás es que no estamos dispuestos a posponer algo.

Lo que distingue a la procrastinación fisiológica de la procrastinación disfuncional sólo puede determinarse en función de las consecuencias que genera la propia procrastinación. Debería ir de compras hoy, pero en su lugar decido ir mañana por la mañana. Si esto, por ejemplo, no cambia nada en mi plan semanal, no podemos considerarlo un verdadero problema. Sin embargo, si ya sé que mañana tendré aún menos tiempo y esto hará que, con toda probabilidad, vuelva a procrastinar y posiblemente acabe comiendo en la cafetería durante varios días, entonces será procrastinación disfuncional.

De la misma manera, si tengo previsto llamar a un amigo con el que hace tiempo que no hablo, pero decido hacerlo mañana en lugar de inmediatamente, no es un gran problema. Si en cambio pospongo una entrevista importante porque me da miedo, estoy cediendo a un tipo de actitud disfuncional.

Otro parámetro a tener en cuenta es la velocidad con la que me recupero de posponer una tarea. Aplazar hasta mañana es una cosa, aplazar hasta mañana, después de mañana, después de mañana y así sucesivamente, es una situación muy diferente.

¿Pospones las cosas demasiado tiempo? Atente a las consecuencias

Adquirir el hábito de aplazar las tareas puede tener consecuencias importantes en nuestra vida y en nuestra relación con nosotros mismos, entre ellas:

  1. Dificultades para realizar los propios planes
  2. Empeoramiento de las relaciones interpersonales
  3. Disminución de la autoestima y del sentimiento de autoeficacia
  4. Disminución de la estima que los demás tienen de nosotros y de la percepción de fiabilidad
  5. Problemas laborales, económicos y sanitarios

Como ya se ha dicho, la procrastinación no siempre lleva a consecuencias extremas, pero si se nota una tendencia que está presente en un grado excesivo, es bueno intervenir y eliminarla. Los pasos operativos para cambiar un mal hábito son menos complejos de lo que crees. Como todo nuestro comportamiento, la procrastinación no es el resultado de un rasgo innato, sino un hábito aprendido.

como dejar de procrastinar

Las soluciones antiprocrastinación

Abatir la procrastinación es posible si trabajas inteligentemente en algunos factores clave:

  1. Placer: Es necesario tratar de identificar la tarea como algo que nos produce placer y no como un dolor. A veces es un simple factor de percepción. Por ejemplo, si podemos centrarnos en la sensación de satisfacción que percibimos si completamos la tarea como se espera, entonces el componente aburrido o pesado se hará menos evidente.
  2. Descanso: el cansancio psicofísico compromete nuestra capacidad de decisión, nos hace más vulnerables a las tentaciones y hace que la tarea que tenemos por delante parezca más compleja. Por lo tanto, debemos aspirar a hacer las cosas más difíciles y extenuantes cuando tenemos los niveles más altos de energía y concentración.
  3. Preparación: muchas veces posponemos porque no nos sentimos suficientemente preparados pero no será el momento de darnos más preparación sino nuestro compromiso. Por eso es importante ponerse manos a la obra para llenar sus vacíos y desarrollar mayores habilidades para enfrentar los desafíos que la vida nos ofrece.

En un mundo que parece obligar a cada uno de nosotros a someterse a la regla del «todo y ahora«, saber frenar y dictar el propio ritmo de las cosas podría ser también una gran virtud. Esto no debe confundirse con la procrastinación, que en cambio significa posponer las tareas y los retos básicamente porque nos asustan o nos molestan.

Somos muy conscientes de que todo aquello de lo que intentamos huir acabará persiguiéndonos con creciente tenacidad. La solución es dejar de huir y empezar a afrontar cada reto de frente.

Empieza por organizar mejor tu día, con «El Manual del Día Ideal». Un PDF repleto de información que te ayudará a marcar el ritmo de tu agenda diaria.

¿Charlamos? Contáctame ➡

No sabes si la terapiaonline te puede ayudar? Contáctanos y compruébalo por tí mismx.

Una de nuestras especialistas se comunicará contigo en la mayor brevedad posible.

¿Charlamos? Contáctame ➡

No sabes si la terapiaonline te puede ayudar? Contáctanos y compruébalo por tí mismx.

Una de nuestras especialistas se comunicará contigo en la mayor brevedad posible.

Tus datos serán tratados por MARÍA PALAU BATET, con la finalidad de enviarte nuestros boletines informativos a tu correo electrónico. La legitimación del tratamiento es tu consentimiento, que podrás retirar en cualquier momento. Tus datos no serán cedidos a terceros. Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir tus datos, así como otros derechos como se explica en nuestra política de privacidad: adelopd.com/privacidad/psicologia-maria-palau *

¿Te gustaría saber más?

Soy  psicóloga sanitaria y trabajo con diferentes problemáticas relacionadas con el estado de ánimo, ansiedad, situaciones vitales estresantes (problemas familiares, laborales, de pareja…), relaciones sociales y autoestima tanto en adultos como en jóvenes.

Siempre he tenido mucho interés en investigar sobre el cerebro y la conducta humana, y por ello, combiné el grado de Psicología con la colaboración en un grupo de investigación en psicobiología. Al terminar la carrera, realicé el Máster en Psicología General Sanitaria.

Actualmente, combinándolo con mi trabajo como terapeuta, estoy haciendo el Doctorado en Psicología en la Universitat Jaume I, investigando sobre el uso de las nuevas Tecnología de la Información y la Comunicación (TICs) en la terapia psicológica, como son el uso de la realidad aumentada y la terapia online.

Nº Colegiada: CV16304

Soy  psicóloga sanitaria y trabajo con diferentes problemáticas relacionadas con el estado de ánimo, ansiedad, situaciones vitales estresantes (problemas familiares, laborales, de pareja…), relaciones sociales y autoestima tanto en adultos como en jóvenes.

Siempre he tenido mucho interés en investigar sobre el cerebro y la conducta humana, y por ello, combiné el grado de Psicología con la colaboración en un grupo de investigación en psicobiología. Al terminar la carrera, realicé el Máster en Psicología General Sanitaria.

Actualmente, combinándolo con mi trabajo como terapeuta, estoy haciendo el Doctorado en Psicología en la Universitat Jaume I, investigando sobre el uso de las nuevas Tecnología de la Información y la Comunicación (TICs) en la terapia psicológica, como son el uso de la realidad aumentada y la terapia online.

Nº Colegiada: CV16304

Entradas relacionadas

Entradas Realacionadas