fbpx
preocupación ataques de ansiedad
preocupación ataques de ansiedad
preocupación ataques de ansiedad

La preocupación como método evitación en ataques de ansiedad

En este nuevo blog sobre psicología y más en concreto sobre habilidades personales, hablamos sobre la preocupación como forma de evitación en ataues de ansiedad, la ansiedad es una emoción normal que se experimenta ante la perspectiva de un peligro futuro. Por tanto, es un mecanismo funcional que nos permite comprender cuándo y cómo afrontar una situación de riesgo o amenaza. El problema viene derivado de las situaciones que aún no siendo peligrosas para nosotros, nos activa igualmente la ansiedad en el cuerpo, cuando esto ocurre, lo que en un principio debería ser una herramienta de supervivencia se convierta en todo lo contrario. La terapia grupal ha demostrado ser muy efectiva para las problemáticas relacionadas con la preocupación como método de evitación de ataques de ansiedad generalizada.

¿Qué es la ansiedad?

La ansiedad genera sentimientos de tensión, malestar y preocupación, y es similar al miedo, una emoción que se experimenta ante lo que la persona percibe como un peligro inmediato.

Sólo cuando la ansiedad se vuelve excesiva o persistente se habla de trastornos de ansiedad, y es en estos casos cuando habrá que intervenir.

Existen varios trastornos de ansiedad, por ejemplo, el trastorno de ansiedad generalizada, el trastorno de pánico, la fobia específica y la fobia social, y es fácil ver cómo la evitación desempeña un papel en el mantenimiento de estos trastornos.

¿Qué es la evitación?

La evitación es una conducta que puede tener un valor adaptativo en el sentido de que lleva a la persona a evitar o alejarse de una situación peligrosa para su propia seguridad.

El problema surge cuando la evitación se convierte en un mecanismo de defensa utilizado para evitar situaciones que en realidad no son peligrosas pero que se perciben como tales.

Así, en los trastornos de ansiedad, la evitación se utiliza a menudo para escapar de los estímulos ansiógenos. De hecho, es uno de los comportamientos más comunes en estos trastornos.

Así, evitar el estímulo proporciona a la persona un alivio momentáneo. Sin embargo, este tipo de comportamiento refuerza en verdad el trastorno, llevando a la persona a no resolver el problema sino a alimentarlo.

En estos casos, el riesgo es que el número de estímulos evitados aumente con el tiempo, limitando cada vez más a la persona en su vida diaria.

Uno de los ejemplos más obvios de evitación puede verse en el caso de las fobias específicas. De hecho, la persona fóbica tenderá a evitar situaciones que puedan implicar la presencia de la cosa temida.

En los casos de una fobia especialmente grave, la persona tenderá a evitar cualquier tipo de contacto con la cosa temida: por ejemplo, una persona con fobia a los perros puede incluso evitar mirar fotos del animal.

Es dejando de utilizar la evitación y tratando la ansiedad en su lugar, que la persona podrá ver reducidos sus síntomas.

Por lo tanto, uno de los métodos más eficaces utilizados en los trastornos de ansiedad y, en particular, en las fobias, es la exposición a lo que genera ansiedad.

Mediante la exposición, la persona que padece el trastorno de ansiedad puede aprender una nueva forma de hacer frente a los estímulos y reducir su reacción ansiosa.

En el caso descrito anteriormente, la persona fóbica podría exponerse a la cosa temida de forma gradual, por ejemplo, mirando fotos de perros, luego caminando cerca de un parque, luego situándose a poca distancia de un perro atado con una correa, y así sucesivamente, disminuyendo gradualmente su umbral de ansiedad frente al animal.

Preocupación como evitación del Transtorno de Ansiedad Generalizada

En el Trastorno de Ansiedad Generalizada, las preocupaciones se suceden, como los eslabones de una cadena. Cada uno dura unos días o semanas, luego es sustituido por otros, después por otros más y, finalmente, reaparece. Los afectados parecen tener, por tanto, más ansiedad, más pensamientos y menos capacidad para gestionarlos que la norma.

Todos tenemos preocupaciones sobre nuestro trabajo, nuestra salud o pensamos con aprensión en las eventualidades futuras. ¿Por qué, entonces, sólo algunos acaban agobiados por ellas? Para entenderlo, tenemos que introducir el concepto de metacognición.

Las metacogniciones son creencias automáticas sobre los pensamientos. Cada uno de nosotros las posee, pero algunos las tienen disfuncionales. «Si pienso en lo que me preocupa, puedo encontrar una solución» es un ejemplo de metacognición, que consiste en la creencia de que preocuparse es útil para resolver problemas. A continuación se enumeran las metacogniciones más típicas del Trastorno de Ansiedad Generalizada:

    • La preocupación ayuda a predecir y evitar problemas futuros
    • No preocuparse es inconsciente
    • No preocuparse es superficial
    • No preocuparse es egoísta
    • Dejar de preocuparse es imposible
    • La mente no se puede controlar
    • No pensar en nada es antinatural
    • No pensar en nada es imposible
    • Si empiezas a pensar en algo, no puedes parar
    • Pensar en algo puede evitar que ocurra

Quien tiene el hábito de preocuparse puede considerar correctas muchas de las metacogniciones anteriores. Es posible, de hecho, que haya intentado varias veces controlar sus pensamientos sin conseguirlo y, por tanto, se haya formado la idea de que son incontrolables. Del mismo modo, es posible que le haya ocurrido algo negativo sin que lo haya previsto y, en consecuencia, se haya convencido de que es inconcebible no preocuparse por el futuro.

En realidad, todas las metacogniciones anteriores son irracionales, porque son extremas o falsas. «Dejar de preocuparse es imposible«, por ejemplo, es una creencia poco realista. Todos los pensamientos, de hecho, tienen un margen de controlabilidad que depende también y sobre todo de las herramientas cognitivas y emocionales que uno emplee.

Cuanto mayor sea el número de metacogniciones disfuncionales, más probables serán las preocupaciones. No es el contenido de la preocupación lo que la hace incontrolable, sino las acciones cognitivas que utilizamos para manejarla. Pensar que la preocupación es útil sólo puede producir la intensificación de las preocupaciones. Pensar que la preocupación es inevitable sólo puede llevar a abstenerse de ejercer el control adecuado que sería deseable.

Numerosos estudios demuestran que más del 80% de las preocupaciones de quienes padecen ansiedad generalizada no se producen, pero esto no es lo importante, ya que no es tanto su aparición lo que les arruina los días como el hecho de pensar en ellas todo el tiempo. Por lo tanto, no es en la desconfirmación de la probabilidad de que se produzcan en lo que se centra el tratamiento, también porque, suponiendo que esto funcione, no evitaría que surgieran otras preocupaciones. En cambio, trabajar en colaboración con el paciente en el cambio de su estilo cognitivo elimina el «alimento» de todas las preocupaciones porque es lo que subyace a ellas.

Esto se consigue mediante los denominados experimentos metacognitivos y mejorando el control de la atención, que suele faltar en los que meditan.

El síntoma más común de problemas de evitación es la facilidad para distraerse, la dificultad para mantener la concentración en las conversaciones o mientras se realizan actividades como leer o conducir. Es esencial mejorar el dominio de la evitación porque sólo así es posible desplazarla de los pensamientos negativos a los estímulos neutros, un requisito previo para interrumpir las preocupaciones y, por tanto, la ansiedad.

¿Charlamos? Contáctame ➡

No sabes si la terapiaonline te puede ayudar? Contáctanos y compruébalo por tí mismx.

Una de nuestras especialistas se comunicará contigo en la mayor brevedad posible.

¿Charlamos? Contáctame ➡

No sabes si la terapiaonline te puede ayudar? Contáctanos y compruébalo por tí mismx.

Una de nuestras especialistas se comunicará contigo en la mayor brevedad posible.

Tus datos serán tratados por MARÍA PALAU BATET, con la finalidad de enviarte nuestros boletines informativos a tu correo electrónico. La legitimación del tratamiento es tu consentimiento, que podrás retirar en cualquier momento. Tus datos no serán cedidos a terceros. Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir tus datos, así como otros derechos como se explica en nuestra política de privacidad: adelopd.com/privacidad/psicologia-maria-palau *

¿Te gustaría saber más?

Soy  psicóloga sanitaria y trabajo con diferentes problemáticas relacionadas con el estado de ánimo, ansiedad, situaciones vitales estresantes (problemas familiares, laborales, de pareja…), relaciones sociales y autoestima tanto en adultos como en jóvenes.

Siempre he tenido mucho interés en investigar sobre el cerebro y la conducta humana, y por ello, combiné el grado de Psicología con la colaboración en un grupo de investigación en psicobiología. Al terminar la carrera, realicé el Máster en Psicología General Sanitaria.

Actualmente, combinándolo con mi trabajo como terapeuta, estoy haciendo el Doctorado en Psicología en la Universitat Jaume I, investigando sobre el uso de las nuevas Tecnología de la Información y la Comunicación (TICs) en la terapia psicológica, como son el uso de la realidad aumentada y la terapia online.

Nº Colegiada: CV16304

Soy  psicóloga sanitaria y trabajo con diferentes problemáticas relacionadas con el estado de ánimo, ansiedad, situaciones vitales estresantes (problemas familiares, laborales, de pareja…), relaciones sociales y autoestima tanto en adultos como en jóvenes.

Siempre he tenido mucho interés en investigar sobre el cerebro y la conducta humana, y por ello, combiné el grado de Psicología con la colaboración en un grupo de investigación en psicobiología. Al terminar la carrera, realicé el Máster en Psicología General Sanitaria.

Actualmente, combinándolo con mi trabajo como terapeuta, estoy haciendo el Doctorado en Psicología en la Universitat Jaume I, investigando sobre el uso de las nuevas Tecnología de la Información y la Comunicación (TICs) en la terapia psicológica, como son el uso de la realidad aumentada y la terapia online.

Nº Colegiada: CV16304

Entradas relacionadas

Entradas Realacionadas

Objetivos comunes pareja

Objetivos comunes en la pareja

En este nuevo blog sobre psicología de psicologiamariapalau y más en concreto sobre relaciones de pareja, hablamos sobre los objetivos comunes en la pareja, los