liberar emociones atrapadas
liberar emociones atrapadas
liberar emociones atrapadas

Suscríbete y descarga gratis nuestro Manual de toma de conciencia en el momento presente + 40 tarjetas de acciones mindfulness

Emociones atrapadas: qué son y qué hacer con ellas

¿Alguna vez has sentido que llevas una carga invisible que afecta cada aspecto de tu vida, desde tus relaciones hasta tu salud física? Tal vez tengas emociones enquistadas, esas que permanecen reprimidas y no resueltas en lo más profundo de nosotros, y que pueden influir silenciosamente en nuestro bienestar general.

Estos sentimientos no procesados, como el miedo, la tristeza y el enojo, pueden convertirse en verdaderos lastres emocionales.

Al igual que del iceberg sólo vemos la punta, lo que mostramos al mundo es apenas una fracción de lo que realmente sentimos.

En este artículo, explicaremos qué son las emociones enquistadas, cómo estas emociones ocultas pueden originarse, y cómo puedes empezar a liberarte de ellas para vivir una vida más plena y saludable.

Qué son las emociones reprimidas o atrapadas

“Amurallar el propio sufrimiento es arriesgarte a que te devore desde el interior” – Frida Kahlo.

Para poder entender lo que son las emociones atrapadas, es importante recordar que todas las emociones que sentimos son adaptativas, y nos dan información respecto a cómo nos afecta las distintas situaciones o estímulos del entorno. 

Así, las emociones son reacciones que produce nuestro cuerpo y nuestra mente para indicarnos un mensaje, y provocan una serie de cambios a nivel fisiológico y psicológico para impulsarnos o movilizarnos a enfrentar aquello que nos las despiertan.

Lo que desencadena estas reacciones pueden ser situaciones del momento, pero también situaciones pasadas, es decir, nuestros propios pensamientos y recuerdos también nos pueden generar ciertas emociones.

emociones atrapadas en el cuerpo

Podemos imaginar que nuestras emociones son como los pilotos de avisos de los coches, que se encienden y producen una respuesta de alerta para indicarnos que algo no anda bien en el vehículo. Por ejemplo, cuando empezamos a conducir y suena el pitido constante de que no nos hemos puesto el cinturón de seguridad.

Cuando nos salta la alerta, normalmente nos llama la atención, y puede resultar molesta, pero nos apresuramos a abrocharnos para que se apague, y con ello, estar más seguros. 

¡Ojalá los mensajes de nuestras emociones fueran tan fáciles de entender! 

Las emociones nos acompañan diariamente en los distintos retos y obstáculos que nos plantea la vida. Venimos equipados con todo un complejo entramado fisiológico para sentir y reaccionar ante factores externos, pero no se nos da tan bien entender qué nos quieren decir las señales que nos mandan.

Tanto es así, que a veces pueden quedarse “enquistadas”, como si esperaran latentemente a que nos demos cuenta de su presencia y nos pongamos en marcha para afrontarlas.

Por qué se pueden enquistar los sentimientos

Aunque ahora sabemos que todas las emociones son adaptativas, no es fácil sentirlas, e incluso algunas tienen mejor “fama” que otras en nuestra sociedad. Así, ante alguna situación o recuerdo, tendremos una emoción primaria, que es la que nos indica el mensaje o la necesidad que se nos despierta al interaccionar con el entorno; sin embargo, si esa emoción es “prohibida”, es decir, que no se permite ser sentida  o expresada, y se suprime, puede que su función se quede sin resolver. En su lugar puede aparecer otra emoción “parásita”, es decir, otra emoción más aceptada o validada que aparece desproporcionada a la situación desencadenante, y se expresa y experimenta más que la primaria. 

Las emociones prohibidas son aquellas que por la experiencia con otros aprendemos que no son “válidas”, bien porque no nos acogieron cuando las sentimos o que incluso cuando expresarlas puede conllevar que los demás se alejen de nosotros o nos rechacen.

Así, no hay emociones prohibidas universales, sino que cada uno tendrá las suyas propias según su historia de vida y sus aprendizajes, pero también según la cultura y contexto más amplio.

Pongamos un ejemplo: podemos sentir una tristeza desmesurada o una gran decepción cuando alguien nos hace daño o no nos respeta, pero tal vez la emoción primaria o prohibida sea el enfado, que ha sido suprimido, quizá porque socialmente tiene muy mala fama por ser considerada una emoción “explosiva” que puede dañar a otros, al estar asociada a la agresividad.

Otra razón por la que una emoción puede quedarse “enquistada” es porque se han utilizado estrategias de regulación emocional desadaptativas al aparecer, como la evitación, la negación o la supresión emocional.

Regular las emociones no es fácil, y mucho menos cuando no se tienen las habilidades o los recursos necesarios para acogerlas.

De esta forma, puede que haya situaciones o desencadenantes que sobrepasen nuestras capacidades de afrontamiento y nuestros recursos, y que las reacciones emocionales que han provocado no se hayan podido identificar o procesar adecuadamente.

Cuando esto ocurre, puede que posteriormente nuestro cuerpo somatice dichas reacciones, es decir, las exprese en forma de síntomas físicos. Te animamos a ver nuestros anteriores post donde este tema se desarrolla más en profundidad. 

como liberar emociones atrapadas

Realmente las emociones no se “enquistan” físicamente en ningún lado en específico, sino que quedan asociadas a estímulos externos (personas, lugares, situaciones) e internos (pensamientos, sensaciones, sentimientos) en nuestro cerebro, y cuando nos encontramos en situaciones parecidas (o hay pensamientos automáticos relacionados), vuelven a expresarse en forma de síntomas en el cuerpo.

Qué hacer si noto que tengo emociones enquistadas

La querida Frida Kahlo sabía bien de qué hablaba cuando dijo esta frase, y es que su vida estuvo llena de altibajos emocionales, de alegrías y desengaños, especialmente en su matrimonio.

Ella encontró una manera de darle salida a esas emociones para que no se le enquistaran, y lo hizo a través de la pintura.

Con ella, expresaba cómo impactaban en ella distintas experiencias vitales tremendamente desagradables, como descubrir la traición de su hermana y su marido, las diversas operaciones por su estado de salud o los abortos de riesgo y la frustración de su deseo profundo de ser madre. 

Quizá no tengamos esa capacidad artística que tiene Frida Kahlo para sacar lo que nos mueve por dentro, pero sí podemos aprender de ella la importancia de que no suprimamos lo que sentimos y lo que nos molesta

Estas son algunas de las cosas que podemos hacer para relacionarnos mejor con nuestras emociones:

  1. Tomar consciencia de ellas: podemos empezar con preguntas más generales, por ver cómo estamos, y poco a poco ir entrando en contacto con nuestro cuerpo, permitirnos sentirlas. Podemos plantearnos qué pasaría, qué diría o haría, si no hubiera ningún condicionante que me impidiera expresar lo que siento dentro. 
  2. Escribir una carta: la escritura es una de las maneras más efectivas de conectar con uno mismo, ya que tenemos que concretar en palabras qué ocurre dentro nuestra. Escribirle una carta a nuestra emoción o a la situación que la desencadenó nos permitirá verla de frente y poder reflexionar sobre ella, en vez de intentar esquivarla continuamente. 
  3. Ejercicio: ya sea mediante movimientos lentos, con ejercicio para descargar o técnicas de relajación, el movimiento del cuerpo nos permitirá acercarnos a sus sensaciones y poder procesarlas a través de él. Requiere de entrenamiento, pero con un poco de práctica irás sintiendo los beneficios.
  4. Meditar: no se trata de dejar la mente en blanco, sino de tomar una actitud de aceptación y no juicio y permitir un espacio para observarnos desde dentro. Esto también puede resultar difícil al principio, por eso es mejor tener paciencia en el proceso.
  5. Acudir a un profesional: la terapia permite un espacio seguro y sin juicio donde poder hablar de aquello que nos ha dolido o que nos molesta, y así poder permitir que esas emociones “prohibidas” sean vistas y reconocidas. Tener la guía de un profesional es reconfortante y te ayudará a aprender maneras más adaptativas de gestionar tus emociones.

Esperamos que este post te haya sido de utilidad. Desde la clínica Psicología Maria Palau, trabajamos con la terapia cognitivo conductual para aprender a conocer, identificar y gestionar las emociones y estaremos encantadas de acompañarte en el proceso. 

¿Charlamos? Contáctame ➡

No sabes si la terapiaonline te puede ayudar? Contáctanos y compruébalo por tí mismx.

Una de nuestras especialistas se comunicará contigo en la mayor brevedad posible.

¿Charlamos? Contáctame ➡

No sabes si la terapiaonline te puede ayudar? Contáctanos y compruébalo por tí mismx.

Una de nuestras especialistas se comunicará contigo en la mayor brevedad posible.

Tus datos serán tratados por MARÍA PALAU BATET, con la finalidad de enviarte nuestros boletines informativos a tu correo electrónico. La legitimación del tratamiento es tu consentimiento, que podrás retirar en cualquier momento. Tus datos no serán cedidos a terceros. Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir tus datos, así como otros derechos como se explica en nuestra política de privacidad: adelopd.com/privacidad/psicologia-maria-palau *

Nuestras Reseñas

Sergio Tarilonte Santos
Llevo varios meses en terapia online con María Arrizabalaga y solo puedo decir que estoy encantado. Gracias a poner en práctica todo lo que fui trabajando con ella, sesión tras sesión, puedo decir que he podido salir de una etapa oscura en la que no veía el final del túnel. A pesar de encontrarme bien ahora, sigo yendo porque me apetece seguir conociéndome a mí mismo y aprender a gestionar situaciones que me va poniendo la vida. María sabe escuchar muy bien, comprende mi intrincada mente y ha sabido ponerme en el camino correcto con las herramientas adecuadas. Siempre le estaré agradecido por todo lo que me ha ayudado.
Eva González Marcote
Durante los últimos meses, he estado trabajando con Rocío en sesiones de terapia, y ha sido una experiencia muy gratificante. Me ha permitido reorganizar mis pensamientos y encontrar claridad. En cada sesión, Rocío identifica con precisión los aspectos que requieren atención, lo que ha facilitado mi evolución personal de manera gradual pero significativa. Además, su habilidad para mantener las sesiones amenas ha hecho que el proceso sea aún más enriquecedor. Muchas gracias por vuestro trabajo! 🙂
Meritxell Donyate
Estoy muy contenta de haber encontrado el servicio de terapias online de Maria Palau y su equipo. Trabajo en remoto, y paso mi vida dividida entre dos puntos, por lo que el hecho de que la terapia sea online me facilita muchísimo la vida. Además estoy encantada con mi psicóloga Maria, desde el minuto uno me sentí súpercómoda con ella, me transmite mucha tranquilidad y seguridad, y con su ayuda y mi trabajo individual he notado mejora en pocos meses. No puedo más que agradecer el trabajo de este equipo y recomendarlas encarecidamente.
Maria Pilar Batet Jiménez
Un equipo de grandes profesionales!
Miguel In
Recomiendo absolutamente este gabinete. La primera sesión fue en noviembre de 2023 y desde entonces no he hecho más que mejorar. Esta mejora, no obstante, se la debo en especial a la psicóloga María Arrizabalaga, quien desde el primer día estuvo proporcionándome herramientas para poder avanzar. Su atención ha sido absolutamente adecuada, empática, agradable y profesional. En ningún momento me he planteado que la terapia no funcionara y, por otra parte, por primera vez he esperado con ganas el día de sesión para que siguiera ayudándome. Recomiendo cien por cien "Psicología María Palau" y, sobre todo, agradezco a María Arrizabalaga su atención.
Mireia Mollar Gumbau
Estoy enormemente agradecida por el trato adquirido y por los magníficos resultados que he conseguido. Estoy completamente satisfecha de la ayuda recibida y por supuesto gracias a Rocío por acompañarme en este camino. Poniendo de tu parte y siendo constante en cuanto al trabajo exigido, obtendrás resultados espléndidos como los que yo he alcanzado sin ser consciente de ello. No hay mayor regalo que adquirir por uno mismo conocimientos y aprendizajes que te sirven en el día a día. Si quieres puedes. Muchas gracias equipo. Felices fiestas. Una salutación.
fifi fernandez
Desde mi primera sesión ya sabía que era la mejor decisión que había tomado para mi...sólo palabras de admiracion y gratitud para ella y su equipo.
Sara Matias Marcos
Me paso por aquí porque me siento infinitamente agradecida a Rocío. La conocí por casualidad, qué suerte! Y decidí seguir con ella en su cambio. No sé cómo lo hace...pero estoy sanando la culpa enquistada que llevaba en mi 40 años. Gracias Rocío, por ser tan buena profesional y enseñarme a hablarme bonito☺️

¿Te gustaría saber más?

Soy  psicóloga sanitaria y trabajo con diferentes problemáticas relacionadas con el estado de ánimo, ansiedad, situaciones vitales estresantes (problemas familiares, laborales, de pareja…), relaciones sociales y autoestima tanto en adultos como en jóvenes.

Siempre he tenido mucho interés en investigar sobre el cerebro y la conducta humana, y por ello, combiné el grado de Psicología con la colaboración en un grupo de investigación en psicobiología. Al terminar la carrera, realicé el Máster en Psicología General Sanitaria.

Actualmente, combinándolo con mi trabajo como terapeuta, estoy haciendo el Doctorado en Psicología en la Universitat Jaume I, investigando sobre el uso de las nuevas Tecnología de la Información y la Comunicación (TICs) en la terapia psicológica, como son el uso de la realidad aumentada y la terapia online.

Nº Colegiada: CV16304

Soy  psicóloga sanitaria y trabajo con diferentes problemáticas relacionadas con el estado de ánimo, ansiedad, situaciones vitales estresantes (problemas familiares, laborales, de pareja…), relaciones sociales y autoestima tanto en adultos como en jóvenes.

Siempre he tenido mucho interés en investigar sobre el cerebro y la conducta humana, y por ello, combiné el grado de Psicología con la colaboración en un grupo de investigación en psicobiología. Al terminar la carrera, realicé el Máster en Psicología General Sanitaria.

Actualmente, combinándolo con mi trabajo como terapeuta, estoy haciendo el Doctorado en Psicología en la Universitat Jaume I, investigando sobre el uso de las nuevas Tecnología de la Información y la Comunicación (TICs) en la terapia psicológica, como son el uso de la realidad aumentada y la terapia online.

Nº Colegiada: CV16304

Entradas relacionadas

Entradas Realacionadas

estilos apego niños
Psicología
Maria Palau

Tipos o estilos de apego en niños

En este nuevo blog sobre psicología infantil, hablamos sobre los tipos de apego en los niños. Hay cuatro estilos de apego básicos que muestran los

Read More »
tricotilomanía que es
Psicología
Psicologo online

Tricotilomanía: qué es, causas y tratamiento

En este nuevo artículo de psicología de psicologiamariapalau hablamos sobre el trastorno psicológico de la tricotilomanía. La tricotilomanía es un trastorno psicológico caracterizado por el

Read More »

Suscríbete y descarga gratis nuestro Manual de toma de conciencia en el momento presente + 40 tarjetas de acciones mindfulness imprimibles