Suscríbete y descarga gratis nuestro Manual de toma de conciencia en el momento presente + 40 tarjetas de acciones mindfulness

Conectar con nuestras emociones

Las personas tenemos una serie de emociones básicas y universales: la alegría, tristeza, miedo, ira, asco y la sorpresa. Se trata de reacciones psicofisiológicas que nos dan información relevante para poder sobrevivir y adaptarnos al contexto. TODAS son necesarias. En la terapia de psicologiamariapalau, psicólogas online, tratamos dia a dia con pacientes cuyas emociones en ocasiones, les conllevan problemas, bien sea en su vida diaria o con su pareja, pero con trabajo y constancia, consiguen volver a adueñarse de sus emociones internas, contacta con nosotras y comprueba todo los beneficios que la terapia online para adultos y la terapia para parejas puede aportarte.

[SHORTCODE_ELEMENTOR id=»16243″]

Tendemos a catalogarlas en positivas, como la alegría, y negativas, como la tristeza o el miedo, porque las segundas suelen producirnos síntomas desagradables, pero, aun así, todas tienen una función concreta en un determinado momento. Debemos ser conscientes de nuestras emociones y debemos saber como gestionarlas, y para ello lo primero es poder admitirlas, ser capaz de explicar nuestros sentimientos a la terapeuta y no mentir durante la terapia, nos ayudará a poder gestionarlas de forma eficiente.

Por ejemplo, la alegría nos puede dar motivación para estudiar o hacer deporte y energía para conseguir propósitos; la tristeza suele indicarnos que necesitamos apoyo social o tiempo para asumir un acontecimiento negativo y así, poder continuar con nuestra vida; el miedo nos alerta de un posible peligro y nos ayuda a reaccionar; la ira nos informa de que hay algo que no nos parece correcto o justo y nos ayuda a marcar límites…

Generalmente, no tenemos una relación muy sana con las emociones desagradables. Tendemos a irnos a los extremos, o las ignoramos o les hacemos un caso desmesurado. Queremos que desaparezcan, siendo esto imposible. No se trata de que dejen de existir si no de saber regularlas para utilizarlas a nuestro favor y poder llevar una vida más feliz.

Cuando evitamos o ignoramos una emoción no desaparece, suele ocurrir lo contrario, se expresa como puede (dolor de cabeza o espalda, sarpullidos, ansiedad…) hasta que nos sentimos mucho peor que al principio, aumentando nuestro rechazo por ella. Si en contra, ponemos toda nuestra atención en la emoción y nos preocupamos demasiado, vamos a generalizarla y alargarla en el tiempo; aquí es cuando aparecen emociones secundarias como la culpa o la frustración, que surgen por sentir una emoción primaria “no debería estar triste con todo lo que tengo que hacer” así que, a parte de sentirme mal por el hecho de estar triste, me siento peor por permitirme estar triste.

¿Por qué nos cuesta identificar la emoción que sentimos, analizar qué nos quiere decir y cumplir con su propósito? Principalmente es porque no hemos sido educados para saber hacerlo y no toleramos las emociones negativas.

Seguramente alguna vez has sentido malestar emocional sin ni siquiera saber porqué, agobio, síntomas físicos, necesidad de quedarte en el sofá o de salir corriendo de un lugar… y sin ser muy consciente, has realizado conductas para disminuir esta emoción como comer un kilo de chocolate o de galletas, gritarle a alguien, golpear algo… lo que empeora la situación añadiendo más emociones negativas (nos sentimos mal por todo lo que hemos comido, por haber pagado nuestra rabia con personas a las que queremos…).

No podemos controlar qué emociones sentimos, pero sí las podemos regular en sus componentes. La regulación emocional se ha vinculado a resultados positivos de salud mental, satisfacción laboral y con las relaciones sociales, pero, la desregulación emocional puede ser un factor de riesgo para el desarrollo problemas de ansiedad

El primer paso para empezar a conectar con nuestras emociones y sacarles partido es ser consciente de ellas, observándolas y sabiéndolas identificar, poniéndoles “nombre”. Si no sabemos qué emoción es, a qué se debe y qué nos está diciendo no tendremos la capacidad de regularla.

El segundo paso es descomponer cómo sentimos las emociones en sus tres componentes: fisiológico ¿qué me dice mi cuerpo?: palpitaciones, dificultad para respirar…; cognitivo ¿qué me dice mi mente?: qué pensamientos tengo, “esto es peligro para mí”, “todo va genial” … y el conductual, ¿cómo reacciono?, salgo corriendo, lloro, río…

Esto también nos ayudará a empatizar con los demás, compartamos o no la razón por la que se sienten de una determinada forma.

Una vez identificada la emoción y sus componentes, el siguiente paso sería conocer que nos ha llevado a sentirnos así… ¿ha sido un comentario que se nos ha quedado dando vueltas en la cabeza?, ¿ha sido un pensamiento?, ¿ha sido una noticia?… ¿qué función tiene esa emoción que se ha producido a raíz de esa situación?, no nos sentimos “así y ya está”, conócete y busca porqué te sientes así.

Por último, actúa. Si estas triste y lo que necesitas es apoyo social, búscalo. Si lo que necesitas es tiempo para asumir una situación, dedícale un tiempo a ello, no empieces a llenar tu día de tareas que lo único que hacen es prolongar la necesidad, si lo que necesitas es llorar, llora, que para eso tenemos la capacidad de hacerlo.

Aceptar las emociones negativas, verlas parte de nuestro funcionamiento normal es lo que hará que podamos encontrar estrategias para regularlas, para que no persistan más de lo necesario.

El problema viene cuando llevamos mucho tiempo que, por las situaciones que hemos vivido, hemos generado una mala relación con las emociones y estas se mantienen en el tiempo más de lo necesario. Si es tu caso, acudir a un profesional de la salud mental te ayudará a tener estrategias adaptadas que te permitan cambiar la forma de experimentarlas en sus componentes, dejando más espacio a tener emociones positivas.

Claves para entenderte mejor y conectar con tus emociones

Lo principal a comprender es que un signo de malestar en nuestro cuerpo no es más que un indicador, una alarma que nos informa de que algo en nuestra existencia no está en su lugar correcto, algo que no estamos manejando de forma adecuada.

Si no logramos sintonizar con estas emociones, no logramos reconocerlas y experimentarlas, nuestro organismo nos manda una señal a través de algún síntoma. Aquí te proporciono algunos elementos que podrían contribuir a mejorar tu autoconocimiento:

  1. Manejo emocional en el contexto familiar: Cuando somos niños, a menudo oímos en nuestro entorno frases como “no llores”, “no te enfades”, “debes ser fuerte”. De este modo, ciertas emociones son silenciadas. Los comportamientos, las palabras y las expresiones emocionales, o la falta de ellas, que aprendemos de nuestros padres y otras personas influyentes en nuestras vidas, conforman un mensaje directo sobre cómo deberíamos manejar y expresar nuestras emociones.
  2. Experiencias personales: En ocasiones, atravesamos situaciones personales extremadamente difíciles, que resultan complicadas de digerir y procesar. A menudo, para poder sobrellevarlas, nos desvinculamos emocionalmente, construimos un muro a nuestro alrededor y seguimos adelante sin vincularnos con la dimensión emocional, enfocándonos en el aspecto cognitivo o somatizando; el cuerpo tiende a exteriorizar lo que emocionalmente reprimimos.
  3. Nuestros hemisferios cerebrales: El hemisferio cerebral izquierdo es responsable de procesar el lenguaje, las matemáticas, la lógica, entre otros, siendo nuestro hemisferio «racional». Por otro lado, el hemisferio derecho es el «emocional», encargándose de la música, la creatividad, los sentimientos y emociones, entre otras cosas. Aunque esta es una explicación simplificada de un tema muy complejo y sujeto a debate, lo que quiero resaltar es que algunas personas están más acostumbradas a operar con un predominio del hemisferio izquierdo (control, racionalidad, lógica…) y a menudo se dedican a profesiones más científicas, mostrando mayor dificultad para conectar con la parte creativa y emocional que nuestro hemisferio derecho maneja.
  4. Miedo a experimentar emociones: A veces, el simple hecho de sentir una emoción puede asustarnos; tememos que pueda ser desagradable, que nos sobrepase, que nos haga perder el control. También tememos que pueda hacernos sentir débiles, o vulnerables, o incluso asemejarnos a alguien con quien no queremos identificarnos. A causa de este miedo, no nos percibimos como seres emocionales y no nos permitimos experimentar nuestras emociones.

Las personas que tienen dificultades para conectar con sus emociones suelen pasar la vida creyendo que no sienten nada. Se sienten bien. Pero en realidad, es el no sentir emociones, el bloquearlas, lo que acabará generando malestar.

Es crucial aprender a prestarles atención, a reconocerlas, a sentirlas y a expresarlas.

Si te encuentras en esta situación y sientes que necesitas ayuda, te sugeriría que te pongas en contacto con un profesional que te guíe en el camino de redescubrir tus emociones y aprender a interactuar con ellas.

Al final, las emociones nos hacen sentir vivos y permitirnos conectar con nuestras emociones, es un paso más, para permitirnos experimentar la vida plenamente.

Fuentes:

-Koole, S. L. (2009). The psychology of emotion regulation: An integrative review. Cognition and emotion23(1), 4-41.

-Schneider, R. L., Arch, J. J., Landy, L. N., & Hankin, B. L. (2018). The longitudinal effect of emotion regulation strategies on anxiety levels in children and adolescents. Journal of Clinical Child & Adolescent Psychology47(6), 978-991.

¿Charlamos? Contáctame ➡

No sabes si la terapiaonline te puede ayudar? Contáctanos y compruébalo por tí mismx.

Una de nuestras especialistas se comunicará contigo en la mayor brevedad posible.

¿Charlamos? Contáctame ➡

No sabes si la terapiaonline te puede ayudar? Contáctanos y compruébalo por tí mismx.

Una de nuestras especialistas se comunicará contigo en la mayor brevedad posible.

Tus datos serán tratados por MARÍA PALAU BATET, con la finalidad de enviarte nuestros boletines informativos a tu correo electrónico. La legitimación del tratamiento es tu consentimiento, que podrás retirar en cualquier momento. Tus datos no serán cedidos a terceros. Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir tus datos, así como otros derechos como se explica en nuestra política de privacidad: adelopd.com/privacidad/psicologia-maria-palau *

Nuestras Reseñas

Sergio Tarilonte Santos
Llevo varios meses en terapia online con María Arrizabalaga y solo puedo decir que estoy encantado. Gracias a poner en práctica todo lo que fui trabajando con ella, sesión tras sesión, puedo decir que he podido salir de una etapa oscura en la que no veía el final del túnel. A pesar de encontrarme bien ahora, sigo yendo porque me apetece seguir conociéndome a mí mismo y aprender a gestionar situaciones que me va poniendo la vida. María sabe escuchar muy bien, comprende mi intrincada mente y ha sabido ponerme en el camino correcto con las herramientas adecuadas. Siempre le estaré agradecido por todo lo que me ha ayudado.
Eva González Marcote
Durante los últimos meses, he estado trabajando con Rocío en sesiones de terapia, y ha sido una experiencia muy gratificante. Me ha permitido reorganizar mis pensamientos y encontrar claridad. En cada sesión, Rocío identifica con precisión los aspectos que requieren atención, lo que ha facilitado mi evolución personal de manera gradual pero significativa. Además, su habilidad para mantener las sesiones amenas ha hecho que el proceso sea aún más enriquecedor. Muchas gracias por vuestro trabajo! 🙂
Meritxell Donyate
Estoy muy contenta de haber encontrado el servicio de terapias online de Maria Palau y su equipo. Trabajo en remoto, y paso mi vida dividida entre dos puntos, por lo que el hecho de que la terapia sea online me facilita muchísimo la vida. Además estoy encantada con mi psicóloga Maria, desde el minuto uno me sentí súpercómoda con ella, me transmite mucha tranquilidad y seguridad, y con su ayuda y mi trabajo individual he notado mejora en pocos meses. No puedo más que agradecer el trabajo de este equipo y recomendarlas encarecidamente.
Maria Pilar Batet Jiménez
Un equipo de grandes profesionales!
Miguel In
Recomiendo absolutamente este gabinete. La primera sesión fue en noviembre de 2023 y desde entonces no he hecho más que mejorar. Esta mejora, no obstante, se la debo en especial a la psicóloga María Arrizabalaga, quien desde el primer día estuvo proporcionándome herramientas para poder avanzar. Su atención ha sido absolutamente adecuada, empática, agradable y profesional. En ningún momento me he planteado que la terapia no funcionara y, por otra parte, por primera vez he esperado con ganas el día de sesión para que siguiera ayudándome. Recomiendo cien por cien "Psicología María Palau" y, sobre todo, agradezco a María Arrizabalaga su atención.
Mireia Mollar Gumbau
Estoy enormemente agradecida por el trato adquirido y por los magníficos resultados que he conseguido. Estoy completamente satisfecha de la ayuda recibida y por supuesto gracias a Rocío por acompañarme en este camino. Poniendo de tu parte y siendo constante en cuanto al trabajo exigido, obtendrás resultados espléndidos como los que yo he alcanzado sin ser consciente de ello. No hay mayor regalo que adquirir por uno mismo conocimientos y aprendizajes que te sirven en el día a día. Si quieres puedes. Muchas gracias equipo. Felices fiestas. Una salutación.
fifi fernandez
Desde mi primera sesión ya sabía que era la mejor decisión que había tomado para mi...sólo palabras de admiracion y gratitud para ella y su equipo.
Sara Matias Marcos
Me paso por aquí porque me siento infinitamente agradecida a Rocío. La conocí por casualidad, qué suerte! Y decidí seguir con ella en su cambio. No sé cómo lo hace...pero estoy sanando la culpa enquistada que llevaba en mi 40 años. Gracias Rocío, por ser tan buena profesional y enseñarme a hablarme bonito☺️

¿Te gustaría saber más?

Soy  psicóloga sanitaria y trabajo con diferentes problemáticas relacionadas con el estado de ánimo, ansiedad, situaciones vitales estresantes (problemas familiares, laborales, de pareja…), relaciones sociales y autoestima tanto en adultos como en jóvenes.

Siempre he tenido mucho interés en investigar sobre el cerebro y la conducta humana, y por ello, combiné el grado de Psicología con la colaboración en un grupo de investigación en psicobiología. Al terminar la carrera, realicé el Máster en Psicología General Sanitaria.

Actualmente, combinándolo con mi trabajo como terapeuta, estoy haciendo el Doctorado en Psicología en la Universitat Jaume I, investigando sobre el uso de las nuevas Tecnología de la Información y la Comunicación (TICs) en la terapia psicológica, como son el uso de la realidad aumentada y la terapia online.

Nº Colegiada: CV16304

Soy  psicóloga sanitaria y trabajo con diferentes problemáticas relacionadas con el estado de ánimo, ansiedad, situaciones vitales estresantes (problemas familiares, laborales, de pareja…), relaciones sociales y autoestima tanto en adultos como en jóvenes.

Siempre he tenido mucho interés en investigar sobre el cerebro y la conducta humana, y por ello, combiné el grado de Psicología con la colaboración en un grupo de investigación en psicobiología. Al terminar la carrera, realicé el Máster en Psicología General Sanitaria.

Actualmente, combinándolo con mi trabajo como terapeuta, estoy haciendo el Doctorado en Psicología en la Universitat Jaume I, investigando sobre el uso de las nuevas Tecnología de la Información y la Comunicación (TICs) en la terapia psicológica, como son el uso de la realidad aumentada y la terapia online.

Nº Colegiada: CV16304

Entradas relacionadas

Entradas Realacionadas

tricotilomanía que es
Psicología
Psicologo online

Tricotilomanía: qué es, causas y tratamiento

En este nuevo artículo de psicología de psicologiamariapalau hablamos sobre el trastorno psicológico de la tricotilomanía. La tricotilomanía es un trastorno psicológico caracterizado por el

Read More »

Suscríbete y descarga gratis nuestro Manual de toma de conciencia en el momento presente + 40 tarjetas de acciones mindfulness imprimibles